Coaching Formacion Desarrollo


Sinceridad Vs. Sincericidio

Decir que “con la verdad se llega a todas partes” es una declaración con la que hemos crecido.

Efectivamente, decir la verdad se ha estudiado, incluso, que es bueno para nuestra salud, evitando sentimientos de melancolía, tensión, menos dolores de cabeza y menos molestias en la garganta.

Generalmente las personas mienten por tres motivos:
- Adaptación a un ambiente hostil
- Para evitar castigos
- Para conseguir premios o ganancias sobre los demás.

Sinceridad versus sincericidio en Coaching

Desde KreaT reclamamos el uso de la sinceridad como arma para ofrecer a los demás confianza y autenticidad. La confianza es algo que cuesta mucho construir en nuestras relaciones, y la mentira puede provocar que esa confianza se rompa y cueste mucho restaurarla.

Decía el médico y psicoterapeuta Alfred Adler que “la verdad es a menudo un arma de agresión. Es posible morir, e incluso asesinar con la verdad” por lo que a veces ser honesto no podría resultar tan bueno. Incluso el decir la verdad, a veces se asocia a signos de inocencia o falta de madurez,  por lo que la mentira  puede resultar incluso necesaria.

El psicólogo Rubén González, autor del artículo El engaño y la mentira en los trastornos psicológicos y sus tratamientos, publicado en la revista 'Papeles del Psicólogo' piensa que habría que buscar un equilibrio entre lo que es bueno para nosotros y para el que recibe la noticia, y es este punto de equilibrio lo q debemos  buscar.


Lo contamos en Onda Ceroescuchar sinceridad vs sincericidio
¿Hay que decir siempre la verdad? ¿Qué verdad es "la buena" la tuya o la mía?
Escuchar




En cambio hay personas que ese equilibrio entre lo que es bueno para nosotros y el que recibe la noticia no lo tiene muy claro y sienten que tienen que decir la verdad siempre para “tener la conciencia tranquila”. O que tiene la creencia de que lo importante es decir lo que uno piensa dando igual el lugar y el momento. Sin pensar en sus consecuencias y cómo afectaría a la otra persona. Pero como ya hemos contado en otras ocasiones nuestras verdades no son absolutas, son verdad para nosotros con nuestra percepción, con nuestro mapa mental y hay que tener en cuenta:
1.- lo que queremos decirle al otro,
2.- lo que queremos que el otro "conozca"
3.- y cómo queremos que tenga lugar esa conversación (para esto siempre ha ya tener en cuenta tanto el cuándo, el cómo y el dónde)

Os acordáis el ejemplo del impuntual? No es lo mismo un ¡eres un impuntual! Que un tengo la impresión de que quedar a esta hora y aquí no te viene bien... Si te parece, podemos buscar otro momento y otro sitio para vernos para que ambos podamos llegar con suficiente tiempo, te parece?

Por este motivo queremos generar conciencia sobre este punto. Queremos hacer reflexionar sobre esas conversaciones privadas que muchas veces mantenemos y hacer un análisis de nuestros juicios para transformarlos en juicios PRODUCTIVOS.

Ejm: Si soy un jefe y creo que mi subordinado es un incompetente porque le he mandado en un par de ocasiones alguna tarea y no ha salido como yo esperaba. Si no desintoxico esos pensamientos, estaré contaminando la relación con mi subordinado, y esto hará que no haya aprendizaje y que nuestra comunicación se rompa. Por otro lado decir lo que pienso en ese momento sería un SINCERICIDIO que deterioraría mi relación y podría desembocar en un conflicto incluso en un enfrentamiento.
¿Cómo podíamos trabajar en hacer que nuestros juicios sean productivos, y desintoxicar nuestras conversaciones internas?

1º Reconocer que es nuestro juicio
2º Transformar nuestro lenguaje. No ser sino hacer (os acordáis de Tom Hanks en la película de Forrest Gump: tonto es el que hace tonterías...) porque una acción puntual no nos convierte en algo...
3º Cómo me relaciono yo con ese hecho

Poner el foco en mi, y no en lo que el otro hace es una forma de ser sincero pero midiendo el equilibrio entre nosotros y a quien le vamos a decir.

La honestidad, es un valor necesario para que nuestras relaciones sean consistentes y estables, pero la honestidad absoluta es imposible. No hay ningún ser humano que diga siempre la verdad.

También hay que pensar que decir la verdad no significa decirlo todo, hay que decir lo que se piensa, pero PENSANDO LO QUE SE DICE.

UNO ES ESCLAVO DE SUS PALABRAS Y DUEÑO DE SUS SILENCIOS.

A veces la mentira es el mal menor que hay que elegir cuando se ha de lidiar entre lo bueno para nosotros, para el que lo recibe y que nuestros juicios y creencias nos dejen.

Ser sincero es una responsabilidad, y en muchas ocasiones requiere un valor para enfrentarla, ahí está el secreto…

Os dejamos esta lectura que os hará reflexionar sobre el valor de la sinceridad y cómo enfrentarnos a ella.

Una sabia y conocida anécdota árabe dice que en una ocasión, un Sultán soñó que había perdido todos los dientes. Después de despertar, mandó a llamar a un Adivino para que interpretase su sueño.
Que desgracia Mi Señor! - exclamó el Adivino - Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.
- Que insolencia! - gritó el Sultán enfurecido - Como te atreves a decirme Semejante cosa? Fuera de aquí !!!
Llamó a su guardia y ordenó que le dieran cien latigazos.
Mas tarde ordenó que le trajesen a otro Adivino y le contó lo que había soñado.
Éste, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo:
Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobreviviréis a todos vuestros parientes.
Iluminóse el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó le dieran cien monedas de oro
Cuando éste salía del palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado:
- No es posible!, la interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer Adivino. No entiendo porque al primero le pagó con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro.
Recuerda bien amigo mío - respondió el segundo Adivino - que todo depende de la forma en el decir, uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender el arte de comunicarse.
De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra. Que la verdad debe ser dicha en cualquier situación, de esto no cabe duda, mas la forma como debe ser comunicada es lo que provoca en algunos casos, grandes problemas.

Más artículos de Krea-T Coaching aquí >>


Contacta con Nosotros

Contacto Coaching