CÓMO HACER LISTA DE DESEOS PARA EL AÑO NUEVO

12 claves para transformar tus deseos en objetivos

Todos los años por estas fechas comenzamos a hacer repaso de todo lo acontecido en el año. Comparamos las expectativas que teníamos al inicio del año, con lo que finalmente hemos vivido, los retos y deseos conseguidos , y también todo aquello que hemos perdido por el camino.

Cerramos temas y vamos pensando en el nuevo año.

Porque si hay algo que es inherente al ser humano es vivir alcanzando objetivos, bien sea llegar a fin de mes, conseguir trabajo, cambiar de casa, conseguir más dinero…

Siempre hay un curso que hacer, un proyecto que terminar, nuevas metas profesionales… Cuando llegan estas fechas todos, sea con uvas, con lentejas o con Champagne hacemos una lista de deseos para el nuevo año que comienza.

Este ritual no deja de ser un planteamiento de deseos que nos llenan de ilusión y nos motivan para empezar el año cargados de buenos propósitos y energía.

Muchos de estos deseos frecuentemente son abandonados porque no ocupamos tiempo suficiente para que se materialicen.

¿Es lo mismo el deseo que el objetivo? Digamos que el objetivo no deja de ser mas que un deseo pensado y bajado a la tierra.

Te va a interesar:

Cómo salir airosos de la Navidad

Aquí es donde el Coaching puede ayudar, en el proceso de transformar estos deseos en objetivos con un claro plan de acción. El Coaching, como hemos comentado en otros artículos, es un proceso principalmente conversacional, que junto con otras herramientas ayudan al proceso proporcionándole luz y claridad para que el coachee le resulte más fácil seguir el camino del éxito en la consecución del objetivo deseado.

Esta vez no nos pasará como otros años, que nuestro deseo se convierte en un recordatorio a veces ni tan siquiera nuestro, pero si de algún familiar o amigo bienintencionado que nos recuerda aquello que no hemos logrado.

Así que pongámonos manos a la obra y por qué no ayudarnos del Coaching para hacer nuestros deseos realidad.

Para desear hay que saber cómo hacerlo. Aquí te damos claves para que te resulte más fácil el proceso:

1.- Querer que suceda, tener el convencimiento que lo vas a conseguir. Conéctalo con tus valores, con tus necesidades

2.- Aterrizar el deseo, convertirlo en un objetivo SMART, y realizar un plan de acción motivador para conseguirlo.

3.- Ten paciencia y se perseverante. En todo camino hay obstáculos y situaciones que nos pueden hacer tirar la toalla. Reformula tu objetivo las veces que sea necesario hasta que des con aquello que realmente te motive y sientas que vas a conseguir.

LA IMPORTANCIA DE DISTINGUIR ENTRE OBJETIVO Y RESULTADO

Cuando utilizamos el deseo como medio de encontrar nuestra felicidad nos podemos convertir en esclavos de ellos, y esto tampoco es sano.

En Coaching el objetivo es la base fundamental del proceso, pero aunque objetivo y resultado están muy relacionados, consideramos muy útil la distinción que utilizamos entre estos dos conceptos.

El objetivo lo define libremente el coachee, lo desea, se compromete con él, pero su resultado no dependerá al 100% de él, ya que vivimos en una constante incertidumbre, no sabemos lo que nos va a pasar mañana.

Paradojas de la vida, esta misma incertidumbre nos permite cambiar el curso de nuestra existencia, elegir un camino u otro, y esto hace a la persona ser responsable de sus actos y enfocarse en las metas que desea conseguir.

Durante el proceso de consecución del objetivo, habrá éxitos y errores de los que se irá aprendiendo, y todo ayudará a la definición del objetivo. El resultado no lo sabremos hasta que llegue el momento, pero el objetivo y el plan de acción siempre estarán presentes.

Enfocarse en el resultado provoca unas conversaciones internas que nos generarán emociones limitantes de angustia, preocupación, miedo.

En cambio, si nos orientamos al objetivo las emociones serán de ilusión, tesón, motivación… lo valoraremos como un reto, una oportunidad que nos permite equivocarnos y aprender a buscar nuevas opciones.

Este enfoque nos ayudará a aprender personal y profesionalmente, a abrirnos nuevas posibilidades.

Conociendo ya todas estas pautas, estamos en disposición de poder formular nuestros deseos siendo consecuentes de la importancia que tiene la definición de los mismos. Ánimo con ellos, y si necesitáis nuestra ayuda, no dudéis poneros en contacto con nosotros.

Os acompañaremos en vuestro aprendizaje ayudándoos en la búsqueda de opciones para conseguir el objetivo que os marquéis.

Aquí os dejamos un ejercicio para que vayáis probando a formular vuestros deseos y convertirlos en objetivos alcanzables…

Tu lista de deseos para el año nuevo Pregúntate (12 uvas)

1.- ¿Qué quiero conseguir?
2.- ¿Hasta qué punto lo quiero? Cuantifícalo del 1 al 10
¿Qué pondrás de tu parte para conseguir el objetivo?
3.- ¿Para qué deseas … (objetivo)?
4.- ¿Qué supondrá para ti ese objetivo?
5.- ¿A qué podrías tener que renunciar?
6.- ¿De qué recursos dispones ya para conseguirlo?
7.- ¿Qué recursos vas a necesitar?
8.- ¿Qué emociones te facilitarán tu objetivo?
9.- ¿Qué dificultades puedes prever?
10.-¿Qué puedes empezar a hacer distinto a partir de ahora para conseguirlo? 11.-¿A quien se lo vas a comunicar?
12.-¿Qué y cómo lo vas a comunicar?

 

Leave A Reply

Navigate