Cómo salir airosos de la Navidad

Llegando estas fechas navideñas tanto amigos, compañeros como familiares se unen para compartir un espacio en teoría en paz y armonía.
Familiar y estadísticamente hablando, la Navidad es una de las etapas más conflictivas entre las parejas junto con las vacaciones de verano.
Por lo tanto estas fechas generan en las personas distintas emociones, pasando de la  ilusión al temor, entre otras.

Todos sabemos que la mejora en nuestras relaciones nos produce más felicidad, y  por tanto mayor calidad de vida. Si esto lo tenemos claro, parece absurdo que caigamos una y otra vez en situaciones con consecuencias indeseables para nosotros y para los que nos rodean.

Pero debemos reconocer que es realmente difícil enfrentar este tipo de situaciones donde nos vemos envueltos entre nuestras emociones, juicios, creencias, cultura, experiencias. Por ello y por la dificultad que esto implica, el Coaching también ofrece su ayuda en este tipo de situaciones, para apoyar en la reflexión de los clientes y facilitarles su camino hacia una vida mucho más productiva y feliz.


Te va a interesar:

Haz tu lista de deseos para AÑO NUEVO


¿Cómo lo hace el Coaching? A través de la metodología CORAOPS, cuando exploramos la realidad, utilizamos una herramienta que mejora sin duda las relaciones personales, esta es la Distinción entre sinceridad y sincericidio.

Entre la mentira y la sinceridad extrema (Sincericidio) hay una zona en la que estaremos diciendo la verdad pero siendo respetuosos.
Las personas sinceras transmiten confianza, son personas “auténticas”, pero cuando la sinceridad se ve amenazada, las relaciones se resienten.

CLAVES PARA NO COMETER SINCERICIDIOS

Lo primero que tenemos que hacer es revisar nuestras creencias sobre los conceptos entre Sinceridad y Sincericidio.

Por ejemplo,  aquellos que piensan que lo importante es decir lo que uno piensa, o pensar que llevar razón legitima decir las cosas, dando igual las formas, el lugar y la manera, llevará, en muchas ocasiones, a un sincericidio del que no podremos calcular sus consecuencias, pero del que somos completamente responsables.

Estas situaciones embarazosas que provocan los sincericidios afectan no solo a nosotros sino a todas las personas que nos rodean. También tenemos que pensar en nuestra creencia de “tener la razón”…

Esta creencia es un concepto completamente subjetivo, ya que la razón se pone y se quita dependiendo de nuestros juicios y percepciones de la realidad. Por eso la razón de cada persona estará en un lugar y agarrarse a ello para pensar que el cometer un Sincericidio es legítimo, nos lleva a afirmar que estamos en un gran error.
Una herramienta que utilizamos en Coaching para hacer esta distinción entre sinceridad y Sincericidio es “La Columna Izquierda”. ¿En qué consiste?

  1. Primero deberemos identificación  nuestras conversaciones privadas internas. Qué sentimos, cómo nos relacionamos con ello. Qué juicios y creencias tengo sobre las personas.
  2. Analizar nuestros juicios y transformarlos en juicios productivos, nos ayudarán a desintoxicar nuestra columna izquierda y hacer que nuestras conversaciones sean más efectivas. Pongamos un ejemplo que ilustrativo:

Si pienso por ejemplo que mi cuñado es tonto, este juicio me imposibilita una comunicación efectiva. Si se lo digo a la cara, cometeré un Sincericidio, acompañado de un deterioro de la relación y de un conflicto, pero si no lo digo la relación se puede enquistar, y al final se notará que algo pasa, con lo que existen juicios y acciones que están limitando mi relación con mi cuñado.

Desintoxicar la columna izquierda. ¿Cómo?

    • Siguiendo con el ejemplo anterior,  los pasos a seguir serían los siguientes:

Admitir que es un juicio: diciendo “EN MI OPINIÓN ERES TONTO” sigue siendo una forma de utilizar el lenguaje muy agresivo y poco productivo, con lo que deberemos de dar un segundo paso.- 

Cambiar el Ser por el Hacer: “EN MI OPINIÓN ESO QUE DICES ES UNA TONTERÍA”. Aún así, podemos reflexionar otro nivel más para que realmente en la conversación se abran más opciones más efectivas.

Decir cómo me relaciono yo con ese hecho: “TENGO UNA OPINIÓN DISTINTA A LA TUYA Y ES…” o “CUANDO EXPRESAS ESA OPINIÓN SIENTO QUE… Y MI OPINIÓN ES…”

Solo de esta manera conseguiré poner el foco en mi, y expresaré de una manera legítima mis sentimientos, sin juzgar a la persona y poniendo de manifiesto mis sentimientos.

Esta nueva forma de comunicarnos abre otras opciones mucha más productivas:
Abre nuevos espacios
Respeta a las personas
Genera conversaciones efectivas

Por último, y como siempre señalamos, la importancia de la reflexión y el autoconocimiento que debemos de tener sobre el impacto que nuestras palabras sobre los demás. Somos responsables de sus consecuencias. En esta reflexión nos pueden ayudar las siguientes preguntas:

¿Para qué voy a tener esa conversación?
¿Cómo puede afectarme o afectarle esto que voy a decir?
¿Cómo y qué voy a decir?

Es fácil decirlo, de hecho al leerlo es puro sentido común, pero cuando nos enfrentamos a estas situaciones la situación cambia. Es muy difícil lidiar con todos los sentimientos que nos provocan nuestras emociones, creencias,  juicios.

Por este motivo la reflexión y el autoconocimiento debemos de practicarlo porque sin duda nos traerá muchos beneficios y ayudaremos tanto a nosotros como las personas que más queremos a generar nuevas opciones mucho más productivas que nos llevarán  sin duda a mejorar nuestra calidad de vida.

Leave A Reply

Navigate