Creencias limitantes más comunes

1. LA NECESIDAD DE AGRADAR A TODO EL MUNDO

Quien no se ha encontrado a personas que  les gusta quedar bien con todo el mundo, que son capaces de cualquier cosa con tal de tener la aprobación de quienes les rodean.

Esta es una creencia que muchas personas tienen y que es completamente irracional, ya que a poco que la analicemos nos daremos cuenta de que es imposible su consecución.

Es una creencia que habla mucho de la autoestima que tenemos sobre nosotros mismos. Para que la gente nos respete, primero debemos de respetarnos a nosotros mismos. Solo desde ese punto de partida podremos tomar conciencia de las limitaciones que nos deja esta creencia.

A continuación enumeramos unos datos que nos darán más claridad  sobre la irracionalidad de esta creencia.

– Es un objetivo inalcanzable, ya que aunque consigamos el 99%, siempre habrá un 1% que no pensará igual.

  • La necesidad extrema de tener el visto bueno de todos genera mucha ansiedad.
  • No podemos gustar a todo el mundo, y habrá a gente que por sus propios perjuicios no aprueben nuestra idea o nuestra forma de pensar…

Coaching en onda cero. KreaT
Coaching en onda cero. KreaT

Hablamos sobre las creencias limitantes más comunes 
Krea-T en Onda Cero


  • Si se consigue podría ser a través de mucho esfuerzo y energía empleado pudiendo haberlo empleado en otras actividades más provechosas.
  • Cuando se quiere agradar a todo el mundo se tiende al servilismo, con lo que perdemos nuestra propia identidad, abandonando muchas de nuestras propias necesidades.
  • Pérdida del respeto a nosotros mismos.

Las consecuencias que genera el tener esta creencia son:

    • Inseguridad
    • Infravaloración
    • Idealización de otras personas
    • Depender del criterio de los demás

Como vemos es una creencia totalmente limitante para tener unas relaciones interpersonales sanas.

Sería interesante que nos planteáramos que también podemos decir que no, ya que el intentar agradar a toda costa lleva a que a nuestro alrededor tengamos a personas que por esta circunstancia se puedan aprovechar de nosotros.

Lo que realmente debemos buscar es ser amados por lo que somos nosotros sin añadiduras, con lo que pensamos y los que sentimos, con nuestros errores y nuestros defectos.

La autoconsideración, tan importante para relacionarse de una forma sana  con uno mismo y con los demás, procede del cariño que nos tengamos a nosotros mismos, no del cariño que nos tengan los demás.

El no tener la aprobación de alguien que es importante para nosotros no tiene por qué ser horroroso y catastrófico… puede llegar a ser frustrante.
Pero el aprender a saber frustrarse es imprescindible para ser feliz.

Debemos de formularnos la pregunta de qué es lo que queremos nosotros realmente y no lo que los demás quieren que hagamos.

Leave A Reply

Navigate