La declaración del no en Coaching. ¿Qué es?

¿Qué es la DECLARACIÓN DEL NO en COACHING?

¿Porqué hablamos de esta herramienta?
Partiendo de que la omisión de respuesta por nuestra parte automáticamente autoriza o es un si, es importante reivindicar nuestro derecho a decir que no.

¿QUÉ SUPONE DECIR NO?

Es ejercer nuestro derecho sustentado por la democracia y, en muchos casos, como derecho a preservar nuestra integridad física y psicológica.

Con demasiada frecuencia nuestros coachees, en conversaciones de Coaching Empresarial, exponen que en sus empleos se les sobrecarga de trabajo o se les reclama jornadas extensas, más allá de necesidades puntuales de las empresas en determinadas épocas.


En otros contextos, como el familiar, donde uno de los miembros de la familia se hace cargo, sin decir nunca no, de la casa o de un enfermo crónico…

O cuando a nuestros adolescentes no sabemos cómo decírselo

O cuando son ellos, nuestros adolescentes los que no saben decir no, bien ante su familia o bien ante su grupo social.

1 de cada 5 mujeres en España dicen haber sufrido violencia según el último estudio de la UE (1/3 en Europa), sin embargo, muy pocas denuncian, este sería una de las mayores razones para decir que NO.

¿CÓMO PODEMOS HACERLO?

Volvemos al principio, si omitimos respuesta, damos por sentado que es un si.
Aprendamos a cómo decir no o, en otras situaciones “Basta”.

¿QUE SIGNIFICA DECIR QUE NO?

En cualquier contexto, significa reivindicar nuestra integridad física y/o psicológica. Es un paso hacia nuestra libertad.

Culturalmente es difícil y, en contextos laborales puede ser confundido con deslealtad. Hace poco me contaban que en una reunión de evaluación, un responsable le comentaba a un subalterno que siempre era el elemento “rebelde”.

Cuando ahondamos en la situación, nos describía que se debía a que las reuniones fuera de horario laboral eran continuas y que, no siendo necesario hacerlas en ese momento, hacía ver su desacuerdo. El resto del equipo no decía nada.

¿CÓMO PODEMOS ENCARAR ESTE TIPO DE SITUACIONES?

Debemos de concienciarnos de la importancia de ponernos en valor, de respetarnos y no defraudarnos si lo que queremos realmente es decir que no.
Por ejemplo, ante una petición:

       ¿Me puedes hacer ahora mismo este informe?

Lo primero que sentimos es que la otra persona es una desconsiderada, con falta de sensibilidad ya que no ha pensado que tengamos otras cosas que hacer o que ya es mi hora de ir a casa. Nuestra visión en ese momento es la de ser víctimas, vemos al otro como culpable por no ver nuestra situación.

Nos vemos obligados a decir que sí para que nuestra relación con nuestro compañero, supervisor… etc no se vea dañada.
Esta situación nos genera aún más rabia y resentimiento. Situación que pudiera ser peor que el hecho de decir no.

Si nosotros nos relacionamos de esta manera con las peticiones que nos realizan, muy posiblemente no nos guste realizar peticiones por el temor a que nos vean como personas aprovechadas o poco sensibles.

El primer paso es tomar conciencia de la relación que nosotros tenemos con el no, y cuando nosotros hacemos nuestras peticiones, dejar margen también a la otra persona para que tome su decisión. Solo con este hecho estaremos generando entornos de confianza y generando más posibilidades.

CUANDO DECIMOS NO, LO DECIMOS AL HECHO SOLICITADO, NO A LA PERSONA.

¿Que significa decir que no?También es posible que digamos siempre que sí a todo, con lo que nuestra gestión del tiempo será pésima y esto nos hará, en muchas ocasiones, incumplir promesas, dando una imagen pública de persona no cumplidora y poco creíble.

Por otro lado, también es un tema de creencias… cuando estamos en la empresa y nos dicen que hay un jefe al que no se le puede decir que no, ya se genera una situación complicada porque esto deriva en que al cliente posiblemente se le esté diciendo que sí y luego no se cumpla con lo prometido.

Con lo que esto derivará también en  pérdida de confianza y como consecuencia pérdida de clientes.

SOLUCIÓN

No existe una única forma de decir que no. Cada persona tiene su forma, lo importante es decirlo, expresarlo claramente y que la otra persona lo entienda.

Decirlo sin que nos sintamos mal por hacerlo… Hay veces que el precio de decir que no es alto, depende de nosotros si queremos pagarlo o no.

Es importante que pensemos en que decir que No es un derecho que honra nuestra dignidad como personas y como seres auténticos.

Leave A Reply

Navigate