Escucha activa en coaching

La Escucha Activa y Efectiva es una herramienta básica del Coaching que ponemos a su disposición para facilitar la comunicación con su entorno.

Desde Krea-T vamos a realizar una serie de artículos que ayuden a las personas en su día a día a poner en práctica algunas herramientas muy poderosas para mejorar su calidad de vida.

LA ESCUCHA ACTIVA

En este caso, nos detenemos en la Escucha Activa, una herramienta básica en la práctica del Coaching que facilita la confianza y estrecha relaciones con su interlocutor. Además, nuestra capacidad de comunicación  nos condiciona sobremanera en nuestro éxito personal y profesional.

Escucha ACTIVA y Efectiva es una Herramienta básica del Coaching para facilitar la comunicación con el entorno. Te explicamos CÓMO FUNCIONA.
La Escucha Activa. Cómo funciona.

Escucha ACTIVA y Efectiva: BENEFICIOS

La escucha activa facilita:

  • Una comunicación más efectiva
  • Evitamos malos entendidos ya que captamos el sentido exacto del mensaje.
  • Al tener esta disposición hacia nuestro interlocutor, generamos mayor autoestima en el cliente y esto hace que nos facilite más información.
  • Adquirimos nuevos conocimientos ya que escuchamos las experiencias de nuestros interlocutores.
  • Al prestar mayor interés se puede solicitar aclaraciones, ampliaciones de la información.
  • Mejorar la relación con el interlocutor: ganando su confianza y estrechando su relación con él.

TIPOS DE ESCUCHA
VAMOS A IR DE MENOS A MÁS

Escucha apreciativa: Oímos sin prestar atención.
Escucha selectiva: Escuchamos algunos puntos del mensaje, la que es más importante para nosotros.
Escucha discernitiva: Escuchamos todo el mensaje pero nos fijamos en el fondo y no en la forma.
Escucha analítica: Escucha el orden y sentido del mensaje, separando del mensaje sus emociones. Hacemos más preguntas para descubrir más su mensaje.
Escucha sintetizada: A través de la escucha se dirige la conversación para lograr más información.
Escucha empática: Escuchamos poniéndonos en el lugar de nuestro interlocutor. Interpretamos el mensaje según el mundo del emisor.
Escucha Activa: Significa escuchar con atención y concentración.

FASES EN LA ESCUCHA ACTIVA
1º Fase de inicio en la que elegiremos el momento y el lugar donde tendrá lugar…Tan importante es el qué como elegir el mejor momento y la situación idónea.
También es importante nuestra posición (adelantada, avanzando el cuerpo desde la cintura, y mirando a los ojos de quien nos habla). Hay que tener también muy en cuenta la distancia que tomamos hacia el interlocutor. Para todos estos detalles es importante que nos preparemos para esta escucha activa siendo conscientes de nuestras condiciones preferidas para enfrentar una situación así.

2º En esta segunda Fase es cuando tiene lugar la escucha propiamente dicha:

  • Cuando escuche, esté centrado, implicado y motivado para ello.
  • Observe a la persona tanto en lo que se expresa en su lenguaje verbal como no verbal
  • Dejando terminar todas las frases y siguiendo su razonamiento, no el suyo. Evitando anticiparse a aquello que el interlocutor va a decir, o que ya conociera el desenlace de la situación que relata o contraargumentar o hacer juicios de valor
  • Identificar la cuestión central, a veces es importante dejar hablar al interlocutor sobre diversos asuntos para poder llegar a la cuestión. De esto hay que ser muy consciente para poder llegar al fondo de la cuestión. No desviar la atención hacia otros asuntos
  • Nuestra actitud siempre será positiva, estimulante, y “tomando nota” de las expresiones.
  • Respete los silencios del interlocutor y no preocuparse por lo que va a decir después
  • Evite condicionar la comunicación con sus expresiones, gestos…
  • Evitar el “síndrome del experto”
  • No ofrecer ayuda o soluciones prematuras

El ser humano tiene dos orejas, dos ojos y solo una boca. Debe por lo tanto, escuchar y ver el doble de lo que habla

3º Recuerde reforzar al interlocutor a  través de técnicas como el refuerzo positivo, la paráfrasis, la reformulación, la ampliación, preguntas poderosas, silencio, asentir con la cabeza, expresiones faciales…

4º y por último usar la retroalimentación, lo que ya comentamos en un programa anterior, es decir, resumir el mensaje escuchado y que nuestro interlocutor nos dé su confirmación sobre si nuestra interpretación ha sido correcta. Ejm: Entonces, el hecho de que te haya culpado por algo que no has hecho te ha dolido mucho, ¿no es así?, o “Por lo que he entendido, él te dio un golpe, tú respondiste con un insulto, luego os enfadasteis mucho y ahora tú te sientes bastante perdido…”

Para resumir:

  • Mostrar interés
  • Clarificar
  • Parafrasear
  • Reflejar
  • Resumir

CONCLUSIONES

Una escucha activa pura, es muy rara. No somos máquinas y los mensajes de nuestro interlocutor también nos afectan. Pero lo importante es captar la intención de lo que se quiere plasmar con ella. Una escucha para el otro, no pensando en nosotros.

Esta exigencia en este tipo de escucha, hace necesario que tengamos o intentemos desarrollar habilidades como la atención, la paciencia, la disponibilidad… en definitiva el gusto auténtico por el ser humano.

Poner en práctica la escucha activa no sólo favorece nuestras relaciones con los demás,  si no que también enriquece a nuestros interlocutores sean clientes, hijos, familiares o amigos, centrándoles en sus cuestiones importantes, oyendo de nosotros  su propia historia, dándose cuenta, en la mayoría de los casos, de muchas opciones o matices que no les hubiera sido posible percibir de otra forma.

 

Leave A Reply

Navigate