La necesidad de saber venderse

A través de nuestra experiencia en los talleres de desempleo hemos detectado un déficit en una habilidad que es básica tanto para las personas que tienen trabajo y quieren progresar como para los que no lo tienen y están en su búsqueda.

Muchas veces nos encontramos con personas que no teniendo mucho que ofrecer saben venderse con gran habilidad y otros que teniendo mucho para vender, no saben hacerse la autopromoción necesaria.

Saber venderse tiene que ver con saber moverse para conseguir lo que uno quiere, e implica influir, crear grupos de relación.

En lo que todos coinciden es que para venderse es básico tener muy claro nuestro target, y a quién queremos llegar. Puede ser por un tema novedoso,  un servicio innovador o exclusivo, en definitiva estar especializado en un área determinada.

Somos un producto al que tenemos que poner nombre, envase precio… y saber qué bondades tenemos.

Por  lo tanto, podemos hablar de unas claves para saber venderse:

1º Confiar en nosotros cuando contamos nuestra historia. Por ejemplo en el caso de desempleados conocer bien nuestro CV, las funciones que hemos realizado, lo que hemos hecho, ejemplos que abalen nuestras habilidades laborales…

2º Superar la timidez. Ensayar nuestro discurso a través de un espejo, grabándonos, practicando con nuestros familiares… podemos pensar ¿qué es lo peor que nos puede pasar?

3º Decir la verdad y ser coherente hará que ganemos confianza y respeto a los demás y eso siempre ayuda. Ser natural es lo mejor para llegar a conectar con la gente a la que queremos llegar.

4ºSaber adaptar nuestro discurso al interlocutor. No es lo mismo tener que vendernos a nuestro jefe, en ese caso ambos nos conocemos y  debemos de saber qué le puede interesar, que a alguien que no sabemos lo que quiere. Tenemos que saber escuchar.

5º Conocer bien nuestras fortalezas y nuestras áreas de mejora que nos permita potenciar aquellas áreas en las que somos mejores.

6º Es muy importante ser agradecido, aceptar y reconocer el agradecimientoque los demás nos dan y aprender siempre con los consejos u opiniones que recibimos.

7º Estudiar aquellas nuevas capacidades que para nuestra ocupación actual pudieran ser de ayuda o potenciar nuevas opciones.

8º Ser positivo y entusiasta es necesario  para  ofrecer la venta de nuestro producto a nuestros “clientes”.

Un discurso derrotista o victimista no nos aporta nada…

Dice Victor Gordoa autor del libro “El poder de la imagen pública” que el 83% de las decisiones se toman por los ojos. Es decir por la impresión que les causan a las personas cuando ven algo.

Venderse se ha convertido en un arte que nos puede llevar al éxito económico y personal si lo sabemos explotar de una manera adecuada.

Marketing digital personal, es decir una buena imagen web propia. Promover el interés del visitante a través de herramientas que generen conexión con el mercado, aprendizaje e información para quien la visita y una buena dosis de buen humor.

El estudio del mercado, saber a qué empresas les puede interesar nuestro producto. Crear nuestra página web, y saber moverte para difundirla…

Si hay algo característico a todo buen vendedor es la Vocación de servicio. Aquel que no escatima esfuerzos por ayudar a sus clientes.

Leave A Reply

Navigate